Joaquín Jara
Sabadell, 1977

Joaquin Jara es un artista multidisciplinar. Todas sus facetas, desde la intervención en entornos naturales y urbanos a la pintura, pasando por la escultura y las películas experimentales, confluyen en un objetivo común:

 -entender el proceso de creación del retrato como obra.

En los procesos internos que dan forma a la creación, se asiste al diálogo entre la materia (con la que se construye), la intencionalidad (la pulsión para generarla), el espacio (en que dicha expresión se lleva a cabo) y el tiempo (el factor de transformación).
Dichos procesos y el dialogo entre los mismos son una performance en sí misma, por los propios acontecimientos inesperados, que devienen en una cuestión existencial; al superar el pensamiento, que no es nada en comparación con la imagen del mundo captada emocionalmente, imagen que aparece como una revelación.
El retrato se muestra como objeto sujeto a fuerzas internas y externas, propias y del entorno, por lo que sufre cambios constantes. Será pues una manifestación de los propios procesos del individuo. Un instante dentro de una secuencia de imágenes en constante transformación. Una imagen salvada que no ilustra la identidad, pero es un testimonio de la misma. Una imagen sin conclusión posible al residir en la inestabilidad.