construcción vertical 03 /L´animal a l´esquena


Forma parte de la serie de intervenciones en las que se utiliza la tierra como molde para la realización de la pieza.

Centro de creación L’animal a L’esquena. Mas Espolla, Celrà, Gerona. España.

 

Inicio: 20 de Marzo del 2012. En curso.

El proyecto Construcción vertical / L’animal a L’esquena se llevó a cabo durante dos residencias en el centro de creación de la compañía Mal Pelo 

 

Etapa primera/ Primavera : del 20 al 25 de Marzo del 2012

Después de realizar un archivo de documentación sobre el lugar, se creó una serie de Apuntes en el paisaje que se mostraron luego a personas activamente ligadas a ese territorio durante un paseo.  

Se compartieron sus percepciones y apreciaciones en una mesa redonda para así plantear lo que serían las bases conceptuales que sobre las cuales se fundaría la etapa siguiente de realización de la intervención escultórica.

 

Etapa segunda/ Verano : del 7 al 12 de Septiembre del 2014

Después de reflexionar acerca de los materiales recopilados en la primera etapa, se definió la construcción de la intervención desde una dialéctica entre tres puntos: 1/ los materiales y motivos del universo literario y estético de la compañía Mal Pelo; 2/ los propios resultantes del territorio; y 3/ las premisas de la serie de intervenciones Construcción vertical.

 

La intervención se llevó a cabo con un valor de ritual simbólico, en el que la relación entre las acciones y los materiales sirven para cambiar la percepción del tiempo y del espacio.

El diseño de la intervención escultórica constó de tres moldes de escayola, tejido y barro, simultáneamente superpuestos para conformar el imago. El primer molde se sacó de una fosa cavada en los lindes de un tramo del bosque. El segundo, fue tomado de María Muñoz adoptando un gesto recurrente en Pep Ramis (tomarse el pulso). Y el tercero, fue sacado del animal que los cazadores de la zona abatieron el día en que el escultor los acompañó: un jabalí.

La pieza resultante quedó sepultada en posición telúrica horizontal con plantas y semillas durante un día y una noche. Se necesitó un equipo de 20 colaboradores de L’animal a L’esquena para pasar de la posición inicial horizontal a la posición vertical definitiva, que quedó en el lugar como monumento efímero el 12 de septiembre del 2014.