La razón plástica


"La razón plástica" consiste en integrar en el paisaje piezas fabricadas específicamente para el lugar donde van a ir colocadas añadiéndole la patina y textura de su futuro emplazamiento. Estos emplazamientos son hornacinas religiosas o pedestales vacíos pertenecientes a la ciudad de Barcelona. Algunas de estas hornacinas siempre estuvieron vacías, otras fueron vaciadas en la semana trágica del 1909. Decido poner bustos sin rostro en estos espacios, rellenar sus espacios vacíos con una presencia ausente. Reafirmar el lugar fantasmal de una historia construida con lapsus de memoria. “Todo lo que no está no es porque murió o se fue, sino porque decidimos quitarlo.”

El proyecto consta de una única documentación, un mapa de la ciudad de Barcelona hecho de memoria con todos los errores que eso puede generar y sin ningún tipo de especificación gráfica, con tan solo una equis en los lugares en donde están o han estado las piezas del proyecto. Este mapa se puede descargar en mi web y así poder visitar las intervenciones.

 

-¿Qué es esta ciudad?

-Esta ciudad es un espacio inventado.

 

-Para más documentación de este proyecto ponerse en contacto conmigo.

Mapa-